Reportaje en Revista Linda de la Comunidad Rusa

Pесторан «1870» 

Gourmet Restaurant

 

portada 34 octubre 20155

1870

“Un restaurante con alma y mucho oficio”

Desde hace mucho tiempo se hablaba que Aitor Perurena, socio y chef de este restaurante situado en la barriada de San Pedro Alcántara en Marbella estaba llamado a ostentar algún día una estrella Michelín. La verdad, es que oficio y creatividad le sobra a raudales a este vasco de nacimiento y malagueño de adopción, pero siempre ha tenido claro que su cocina no está pensada para ganar “galardones”, sino para satisfacer comensales, que diariamente llenan este emblemático establecimiento.

El team formado  junto a sus socios y amigos Cachy , Rosa Y Vanina   lo tenían tan claro desde el primer momento, que aceptaron el reto de lanzar un restaurante con mucha alma y pasión con el único objetivo de conectar las pretensiones culinarias de sus clientes aparcando recetas, que solo llaman la atención a críticos, pero que se olvidan de algo tan sencillo y al mismo tiempo tan difícil como es encontrar la total satisfacción de los comensales.

1870 es un coqueto y espacioso restaurante con servicio de aparcacoches situado en un caserón, que en su día albergó también un estupendo restaurante como lo fue El Relicario y que ahora con el relevo de estos nuevos socios le ha impregnado de más categoría no solo en todo un conjunto, como es una más acertada decoración, un servicio de sala muy profesional y agradable, además de una sorprendente y moderna cocina, sino también en ese “buen rollo” o buenas vibraciones, que todos queremos cuando salimos a almorzar.

Por si fuera poco,  Rosa pone la guinda a este suculento pastel (nunca mejor dicho). Siendo la responsable de toda la repostería del restaurante.

Con una cocina francamente honesta como la de Aitor lo mejor es dejarse aconsejar y sumergirse en un sin fin de sensaciones culinarias, que poco a poco van satisfaciendo nuestro apetito.

Qué mejor propuesta para limpiar nuestras papilas gustativas, que empezar con un chupito de gazpacho de remolacha y fresa, acompañado de una copa de cava para continuar con un tataki de atún rojo con aliño de soja y sésamo y posteriormente un Carpaccio de gamba blanca, cítricos y hueva.

Antes de continuar con los platos principales no se puede perder el canelón de centollo “must” e infusión de carabineros. Un plato estrella, que significa la firma de Aitor entre los grandes chef de la Costa del Sol.

Para este otoño 1870 incorpora un huevo prefrito a baja temperatura con espárrago y cecina en donde nos encontramos la técnica más depurada con la sencillez en su elaboración y para finalizar el solomillo de ternera blanca, panceta adobada y crema fina de maíz, que permitirá adentrarnos en ese mundo mágico de la repostería de Rosa, que en el día de nuestra visita nos cautivó con una fantástica tarta semifrio de queso mascarpone y una mousse de  chocolate en tres texturas.